Cuando se trata de arte corporal, la espalda es una parte del cuerpo que se ha desempeñado como un gran lienzo. Esta área debido a su tamaño y forma ha permitido que muchas creaciones asombrosas se lleven a cabo aquí.

Hay algunos detalles que es bueno que sepas si estás pensando de hacerte un tatuajes en la espalda. Aquí te los resumimos un poco.

Espacio disponible

Hay tres principales puntos a tocar: el tamaño de lienzo, el dolor, disponible y la visibilidad. Con respecto al tamaño nos encontramos con que esta es una de las zonas más grandes del cuerpo para tatuar. De hecho, las piezas masculinas más elaboradas suelen realizarse en esta parte del cuerpo, ya que el tatuaje puede cubrir desde el inicio del coxis hasta los hombros, esto mucho, mucho espacio para un tatuaje.

Sin embargo, las mujeres en esta área han optado por hacerse figuras no tan grandes y dominantes a pesar de disponer de mucho espacio, sino más que todo: frases, símbolos, animales, figuras geométricas, atrapasueños y plumas.

En el caso de las mujeres, la belleza de los tatuajes en la espalda radica en el juego del tatuaje con el resto de piel desnuda, que sencillamente es muy sensual.

Los tatuajes en la espalda no son tan dolorosos

Por otra parte, el tema del dolor es especial, ya que una pieza grande representa mucha operación y tiempo de elaboración por parte del tatuador. Sin embargo, los tatuajes en la espalda no son demasiado dolorosos.

Las zonas más complejas por el tema del dolor son aquellas que están cerca de la columna vertebral. Es por esto que una pieza tan compleja como aquella que abarque toda la espalda, no suele ser la primera experiencia en tatuajes para una persona, de hecho puede llegar a ser la segunda o cuarta.

Debido al tema del dolor y tiempo de exposición a este, los hombres suelen tatuarse la espalda para mostrar fuerza, masculinidad y soporte.

La visibilidad de los tatuajes en la espalda es modulable

Finalmente, una de las ventajas de los tatuajes en la espalda son las opciones de visibilidad, ya que tú no andas con la espalda desnuda por ahí. Puedes decidir cuándo mostrar tu tatuaje al quitarte la camisa en un momento particular, por ejemplo en la piscina o playa, en un partido de fútbol, en la comodidad de tu casa con la familia, etc.

Fuente: Todo Tatuajes