La transformación digital de las empresas es un cambio interno en las empresas, que afecta a diversas áreas de negocio y realiza cambios en la estrategia, en la relación con los clientes, cambio de concepción de los productos, así como canales de venta y cultura empresarial.

Es clave contar con un equipo profesional de consultoría en transformación digital que te asesore con el proceso de transformación digital. Actualmente, es de vital importancia la adaptación a las nuevas tecnologías para poder adaptarse a la velocidad del mercado y de la transformación que sufre la sociedad.

Es importante fortalecer la escucha y la conversación, además de potenciar la relación directa con los clientes (que es un punto de mejora circunstancial).

Los nuevos modelos de negocio

Factores clave para una consultoría de transformación digital para empresas y búsqueda de nuevos modelos de negocio:

  • Construir la hoja de Ruta Digital
  • Liderazgo del Plan de Transformación Digital
  • Presupuesto Dedicado a nuevos modelos de negocio
  • Formación Digital para los trabajadores
  • Comunicación Interna Digital
  • Disponer de las Herramientas
  • Cuota de negocio procedente de Internet

Encontrar nuevos modelos de negocio

Una consultoría de transformación digital ha de servir para conseguir cambios en la manera de ofrecer servicios y productos, así como establecer nuevos canales de comunicación efectivos con los clientes. La prioridad ha de ser siempre responder a las necesidades y expectativas del cliente.

¿Cuál es el customer journey de tus clientes? ¿Quiénes son tus buyer personas? A partir de estas preguntas es cuando resolvemos y podemos comenzar a plantear el diseño de los nuevos modelos de negocio.

  • Qué le ofreces a los clientes
  • Quiénes son tus clientes.
  • Cómo llegar a los clientes

Para la búsqueda de nuevos modelos de negocio hay que basarse en la analítica de datos y la investigación cualitativa, así como probar su rentabilidad y valorar las capacidades internas digitales. Solo de esta manera, será posible competir si se cambia el punto de vista del negocio, del mismo modo que las empresas emergentes que más triunfan, basan sus modelos de negocio en ideas innovadoras que responden las mismas necesidades de siempre.