Cuando estés pensando cuáles son las mejores cosas para hacer en Barcelona, ​​seguramente algo de comida te va a venir a la mente. Y cuando estés buscando, casi en todos los menús de Barcelona vas a encontrar TAPAS. Y es que irse de tapas por Barcelona ya se ha convertido en una tradición cuando visitas la ciudad. La oferta puede ser abrumadora, y en ningún otro lugar más que en Barcelona hay tapas de tanta variedad, pero esto puede aplicarse tanto a la calidad como a los platos que se ofrecen.

Queremos contarte un poco sobre la historia de las tapas y como estas llegaron hasta Barcelona así que aquí tienes unas pequeñas curiosidades sobre estos platitos:

Las tapas se originaron en España, donde según la leyenda, el Rey Alfonso 10, El Rey Sabio de España, una vez sufrió una enfermedad grave que solo le permitió tomar pequeñas porciones de comida con pequeñas cantidades de vino. Después de recuperarse de su enfermedad, el rey emitió un decreto de que no se debe servir vino en las posadas a menos que se sirva con comida.

Otra historia dice que Alfonso XIII, una vez pidió vino en una taberna popular en Cádiz.

Ese dia en Cádiz, soplaba un viento muy fuerte y polvoriento, el camarero lo que hizo fue servir el vino amablemente con una loncha de jamón en la parte superior para evitar que entre arena. El rey le preguntó al camarero por que había puesto una loncha de jamón encima de su copa y el le respondió que era la ‘’tapa’’.

El rey disfrutó tanto con su vino y la supuesta tapa de jamón que volvió a pedir lo mismo y, como suele ser el caso con los reyes, comenzó una tendencia.

Por último, tenemos esta historia que, según algunos, las tapas comenzaron en un bar de Sevilla, donde los camareros servían cerveza o jerez con un platillo en la parte superior para mantener alejadas a las moscas.

Luego se dieron cuenta de que podían usar el platillo para servir un poco de jamón, algunas aceitunas, un poco de queso. El movimiento inteligente hizo que los clientes regresaran, gracias a la aparente generosidad del bar.

Actualmente, las tapas en Barcelona rara vez se sirven sin alcohol. No están destinadas a ser una comida en sí mismas. No hay restaurantes de tapas, solo bares de tapas. Las tapas son pequeños platos de comida que se consumen con vino u otro alcohol en un bar para beber. Las tapas pueden ser literalmente cualquier tipo de alimento, desde nueces, aceitunas y quesos variados hasta carnes asadas y guisos, siempre que el plato se sirva en un plato pequeño acompañado de alguna bebida. 

Lo más importante sobre el tapeo es la reunirte con tus amigos o con gente que ni conoces simplemente para socializar mientras se come. Es un plan informal perfecto para cualquier hora del dia.